Comunidad de Bienes y sus características.

por María José Torres Cebrián


Escrito el 31 de Agosto de 2018



La Comunidad de Bienes (C.B.) es considerada una de las figuras legales más sencillas, en las que dos autónomos pueden realizar un proyecto en común. Los socios, denominados "comuneros" realizan un acuerdo privado mediante el cual ostentan la titularidad y propiedad de una cosa de forma conjunta.

La Comunidad de Bienes no tiene personalidad jurídica propia, se rige por el Código de Comercio en materia mercantil y por el Código Civil en materia de derechos y obligaciones.

Comunidad de Bienes para la AEAT.

De acuerdo con el artículo 1665 del Código Civil “la sociedad es un contrato por el que dos o más personas se obligan a poner en común dinero, bienes o industria con ánimo de repartir entre si las ganancias”. Del mismo modo, el artículo 392 establece que “hay comunidad de bienes cuando la propiedad de una cosa o de un derecho pertenece pro indiviso a varias personas”.

Sin embargo, el Consultivo 495/15 del Servicio Jurídico Regional de Andalucía concluye que: “Siempre que exista intención de asociarse para realizar una actividad estamos ante una sociedad, y no una comunidad de bienes”. Por tanto, una mera distinción en la denominación de comunidad de bienes o sociedad civil no es suficiente para la aprobación por la Agencia Tributaria de lo manifestado por los interesados, debiendo calificarse oportunamente por el organismo.

En función a lo expuesto, las comunidades de bienes que sean constituidas para poner en común dinero, bienes o industria con el objetivo de obtener lucro, serán consideradas sociedades civiles, y por tanto, serán sujetos pasivos del impuesto sobre sociedades.

Requisitos formales.

Para el ejercicio de la actividad es requisito fundamental la existencia de un contrato privado en el que se detalle la naturaleza de las aportaciones, así como, el porcentaje de participación que cada comunero tiene en las pérdidas y ganancias. Además, no se exige aportación mínima, los comuneros podrán aportar bienes, sin embargo, no se permite aportar solamente dinero o trabajo.

Cuando se realicen aportaciones de bienes inmuebles o derechos reales se deberá realizar escritura pública.

Los comuneros responderán ilimitadamente por las deudas de la comunidad.

Otro aspecto a tener en cuenta es la emisión de las facturas, ya que deberá ser la Comunidad de Bienes la obligada a su expedición. En caso de ser emitidas por los comuneros, las cuotas soportadas no serán deducibles

Trámites administrativos para la creación de una Comunidad de Bienes.

En primer lugar, todos los miembros de la comunidad de bienes firmarán un contrato privado en el que se detalle la naturaleza de las aportaciones y porcentaje de participación que cada comunero tiene en las pérdidas y ganancias

Posteriormente, se deberá cumplimentar el Documento Único Electrónico (DUE). Con el envío del DUE de forma telemática se inicia la tramitación. Actualmente, sólo está disponible la tramitación telemática en algunas de las comunidades autónomas.

Una vez cumplimentado el DUE, el sistema telemático de creación de empresas, realiza los siguientes pasos:

  1. solicitud del NIF provisional,
  2. alta de los comuneros y alta de la Comunidad en el Censo de empresarios,
  3. trámites en la Seguridad Social
  4. solicitud del NIF definitivo,
  5. comunicación del inicio de actividad a la Agencia Tributaria.

Cada comunero debe darse de alta en el Censo de empresarios, profesionales y retenedores (alta en la casilla 111 y marcar la casilla 601 si están obligados a los pagos fraccionados del IRPF por ser miembros de una Entidad en Atribución de Rentas).

En lo que respecta al Impuesto sobre Actividades Económicas, estarán exentas las empresas de nueva creación durante los dos primeros ejercicios.

Existen una serie de trámites necesarios que todavía no se pueden realizar de forma telemática. Entre los que tenemos los siguientes:

  1. la comunicación de la apertura del Centro de Trabajo, en caso de tener contratados trabajadores,
  2. la obtención y legalización de los libros,
  3. inscripción, en su caso, en otros organismos oficiales y/o registros.

Con este trámite finaliza el proceso de creación de la Comunidad de Bienes.

El siguiente cuadro recoge una síntesis del proceso de constitución de una Comunidad de Bienes:

Tributación.

Con la aprobación en noviembre de 2014 de la ley 27/2014 de la reforma del Impuesto de Sociedades, se planteó la posibilidad de que las comunidades de bienes tributasen por el Impuesto de Sociedades. Finalmente, tanto autónomos como pequeños negocios constituidos como Comunidad de Bienes, ya tengan carácter mercantil o no, seguirán acogiéndose como hasta ahora, a la tributación de rentas de los socios comuneros mediante el IRPF. De este modo, estarán exentas de variación conforme a la nueva legislación.

La siguiente tabla recoge las obligaciones fiscales de una Comunidad de Bienes:


Resumen características y obligaciones.

De acuerdo a las indicaciones especificadas en los apartados anteriores. El siguiente cuadro muestra de forma resumida las principales características y obligaciones de las Comunidades de Bienes.

Fuentes.

  • Agencia Tributaria (2015) “Instrucciones para la constitución de nuevas sociedades civiles y comunidades de bienes a partir de 2015”.
  • Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE) (2018) Descargado en: http://portal.circe.es/es-ES/emprendedor/CBienes/Paginas/cbienes.aspx [30 de agosto de 2018]
  • Infoautónomos (2017) “Las Comunidades de Bienes”, 3 de Noviembre. Descargado en: https://infoautonomos.eleconomista.es/tipos-de-sociedades/comunidad-de-bienes/ [30 de agosto de 2018]
  • Rivero, M. (2016) “Las comunidades de bienes seguirán tributando por el IRPF”. Infoautónomos, 5 de enero. Descargado en: https://infoautonomos.eleconomista.es/blog/las-comunidades-de-bienes-seguiran-tributando-por-el-irpf/ [ 30 de agosto de 2018]


Code Asesores

Code Asesores es la marca mediante la cual Irene Solutions intenta ayudar mediante sus expertos en las áreas fiscal, contable, laboral y mercantil a pequeñas y medianas empresas.

Intentamos mediante el uso de la tecnología prestar un servicio diferencial a nuestros clientes, y convertirnos en un socio importante para ellos y sus negocios.